La Bibliotecaria de Auschwitz, Antonio G. Iturbe

La semana pasada terminé La Bibliotecaria de Auschwitz. Llevo dos días intentando escribir el post pero incluso ahora, me está costando hacerlo.

iturbe_560x280De todos los libros que he leído sobre esta temática (y no han sido pocos), este ha sido, a excepción del Hombre en Busca de Sentido, el que más vacío me ha dejado. 

No ha sido un vacío “malo”, de esos que te dejan los libros sin fundamento, sin un ápice de literatura en sus páginas. Ha sido un vacío de los de “¿Y ahora qué hago?”. Depresión postlibro en toda regla.

Desde la primera de sus páginas hasta la última están llenas de historia, hechos, emociones y sentimientos, pero también de lodo, ceniza, gas, odio e injusticias.

Sigo sin poder entender por qué un fanatismo tan negro pudo acabar con millones de vidas en menos de 6 años y cómo se exprimían los sesos para que no descubrieran su maquiavélico plan.

Las víctimas siempre serán víctimas y los verdugos siempre serán verdugos. Ni el más mínimo arrepentimiento puede minimizar el horror gris de aquellos años.

El libro cuenta la historia de una niña de 14 años que es internada junto a sus padres en el campo familiar de Auschwitz – Birkenau.  PA160695 copyNadie sabía a ciencia cierta cuál era el cometido de este campo, no tenía sentido que los nazis quisieran mantener con vida a tantos miles de familias, más cuando además destinaron uno de los barracones para fines educativos de entretenimiento. Incluso había varias láminas de dibujos colgados en las paredes y a veces los niños podían disfrutar de un trozo de papel en el que hacer algún garabato que quedaba oculto por otros más antiguos. Allí el papel se aprovechaba como si fuera oro.

Primero, Dita, fue a parar junto a su familia a Terezín, una población amurallada convertida y acondicionada en ciudad de judíos. Al principio se asemejaba a una población residencial familiar pero a medida que pasaba el tiempo y que más judíos iban a parar allí de varios extremos de europa, más se parecía a un campo de concentración.

terezin-bird-viewSi queréis saber más sobre Terezín, podéis consultar este blog Holocausto en Español

Parecía malo, pero no era nada comparado con Auschwitz, un campo de exterminio. Cada seis meses había un cambio de prisioneros… del campo familiar a las cámaras de gas.

Al margen de esto, la vida tenía que continuar. Como decía antes, uno de los barracones estaba habilitado como lugar de reunión de todos los niños donde, otros prisioneros les enseñaban igual que si estuvieran en la escuela, con ciertas limitaciones. terezin niños

Dita comenzó a encargarse de organizar el préstamo de los ocho libros de que disponían, de manera secreta ya que si los descubrían tendrían una muerte segura. Los libros eran los peores enemigos de los nazis…. Hacían pensar a los judíos! Y unos prisioneros con cultura eran mucho más peligrosos que otros hambrientos y “lobotomizados”.

Además de los libros, había prisioneros profesores que se convertían en “libros vivientes”, contando a los niños historias que habían leído antes de la guerra o antes de entrar en esa pesadilla.

Lo más impactante del libro es el final, donde cuenta el final también de la guerra y los últimos días en los campos de concentración.

Este libro rebosa disciplina, honradez, valentía y una fidelidad por unas convicciones que ni el peor de todos los nazis podría exterminar.

Muy recomendable, pero cuidado, es difícil sobrevivir a él.

Nos leemos!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s